La Biblioteca Artiguista







INICIO > LA EMANCIPACION > PURIFICACION




   




PURIFICACION
La biblioteca pública. Luz para los pueblos

Una biblioteca no es otra cosa que un domicilio o ilustre asamblea en que se reúnen, como de asiento, todos los más sublimes ingenios del orbe literario, o por mejor decir, el foco en que se reconcentran las luces más brillantes, que se han esparcido por los sabios de todos los países y de todos los tiempos. Estas luces son las que este ilustrado y liberal Gobierno viene á hacer comunes a sus conciudadanos: éstas las sólidas riquezas y los más preciosos tesoros con que os convida con una ostentosa profusión en éste suntuoso templo, que acaba de erigir a las ciencias y a las artes.

El Gefe que tan dignamente nos dirige y estos zelosos Magistrados, lexos de temer las luces, las ponen de manifiesto y desean su publicidad.

A vista pues, de tamañas ventajas y de tan copiosos beneficios como os va á proporcionar ésta publica Biblioteca, viendo cumplidos mis deseos, mi alma inundada de un júbilo inefable, no puede contenerse sin exclamar por último: que sea eterna la gratitud a todos quantos han tenido parte en éste publico Establecimiento! Gloria inmortal y loor perpetuo al celo patriótico del Gefe de los Orientales, que escasea aún lo necesario en su propia persona, para tener que expender con profusión en establecimientos tan útiles a sus paisanos!

Es acreedor á nuestro agradecimiento el joven su digno Representante, que como tan amante de las ciencias, jamás, aún en los más grandes apuros del erario se ha dexado de prestar á todas aquellas erogaciones que le proponíamos, como necesarias. Son también en dignos de los mayores elogios los Gobiernos pasado y presente, aquel por haber apoyado y elevado nuestra solicitud y hecho la mitad de la obra; y éste por haberla llevado hasta su última perfección. Sean por último muy respetables las cenizas del venerable anciano nuestro compatriota el finado Dr. D. José Manuel Pérez y Castellano, el primer Presbítero y Doctor de vuestro país. Hace poco que éste nuestro Mentor muriendo entre mis brazos, dexó para mayor perpetuidad de este establecimiento lo mejor parado de sus bienes; pero el legado mas precioso es su Opúsculo de Agricultura, sazonado fruto de sus últimos años llenos de experiencia y sabiduría.


Al efecto y teniendo noticia de una librería que el finado cura Ortiz dejó para la Biblioteca de Buenos Aires, usted hará las indagaciones competentes y si aún se halla en esa Ciudad, aplíquese de mi orden a la nueva de Montevideo. Igualmente toda librería que se halle entre los intereses de propiedades extrañas, se dedicará a tan importante objeto. Espero que usted contribuirá con su eficacia a invitar los ánimos de los demás compatriotas a perfeccionarlo y que no desmayará en la empresa hasta verla realizada.

Espero igualmente los dos tomos que usted me oferta, referentes al descubrimiento de Norte América, su revolución, los varios contrastes y sus progresos hasta el año de 1807. Yo celebraría que esa historia tan interesante la tuviese cada uno de los orientales. Por fortuna tengo un ejemplar; pero él no basta a ilustrar tanto, cuanto yo deseo y por este medio mucho podría adelantarse.

Anterior Siguiente



Frases del Ideario Artiguista






© 2001 CMGA. Consúltenos para reproducir información de este sitio.