La Biblioteca Artiguista







INICIO > LA EMANCIPACION > LA INVASION LUSO-BRASILEÑA




   




LA INVASION LUSO-BRASILEÑA
El final

En Avalos, pierde el parque y el convoy de familias que iban en 23 carretas. Artigas salió de allí con sólo 12 hombres.

A los pocos días llega la noticia que esta sitiando Cambay con 800 hombres. Sorprendido, es atacado por la espalda y es derrotado. Se dirige con 150 hombres hacia Candelaria, cruza el río Paraná. Ramón de Cáceres, testigo presencial en el bando de Ramírez, anota:

"Era tal el prestigio de este hombre que después de destruido en Avalos y cuando creíamos que ya no podía rehacerse, en su tránsito por Misiones, salían los indios a pedirle la bendición y lo seguían como en procesión con sus familias, abandonando sus casas, sus sementeras y sus animales. Así fue que en ocho días había reunido ochocientos hombres, con que sitiaba Cambay".

El genio indomable del General Artigas cruza el Paraná con la intención, sin duda, de continuar la lucha.

Mientras esto tenía lugar, en el Montevideo portugués, tres sujetos muy allegados al General requerían ayuda para regresar a su patria. Estos eran: su primer Jefe de Blandengues, don Cayetano Ramírez de Arellano, don José Posadas, el vencido de Las Piedras y el ingeniero de la Fortaleza del Cerro, don José del Pozo y Marqui.

Internado en el Paraguay, la luz de su antorcha se hizo más viva en la noche de sus treinta años de soledad y, como el Licurgo de la recia Esparta, engendró en torno de esa luz una Nación, dejando abiertos los caminos del Sistema de América basado en la Libertad.

Anterior Siguiente



Frases del Ideario Artiguista






© 2001 CMGA. Consúltenos para reproducir información de este sitio.