La Biblioteca Artiguista







INICIO > LA EMANCIPACION > LA CAPILLA DE MACIEL




   




EL CONGRESO DE LA CAPILLA DE MACIEL
Crónica del Padre Pérez Castellano

El Padre José Manuel Pérez Castellano nos dejó una hermosa crónica de este Congreso (custodia en nuestra Biblioteca Nacional junto con otros de sus escritos) que se transcribe en parte:

"Elegido el secretario se trató de examinar los poderes y se calificaron de legítimos los de todos los concurrentes, siendo así que don Tomás García reunía en su persona el poder de tres pueblos y que su voto en todo lo que se iba a determinar valía por tres, don Juan José Ortiz, cura de Montevideo, tenía sólo el poder de los vecinos cercanos al Miguelete, pero sin pensar en ello y sin pretenderlo se halló con dos votos; porque don Julián Sánchez, elector por el partido del Rosario, hombre que según su aspecto podía muy bien pasar de ochenta años, era sordo casi como una tapia y siempre que se votaba algo, se le preguntaba a su vez, cuál era su voto. Esto era necesario hacerlo a voces y acercándosele al oído, explicándole brevemente la materia de que se había tratado y constantemente respondía que su voto era el del señor don Juan José Ortiz. Por esta circunstancia, aunque el primer día tomó asiento distante del lugar donde se hallaba el cura (Juan José Ortiz), en los dos días siguientes se le dio inmediato al órgano de su voto y voz a fin de no tener que esforzar tanto la suya el que le hacía las preguntas, que por lo común era el Presidente (José Rondeau)."

"En este mismo día hice yo la moción de ser innecesaria la elección de diputados a la Soberana Asamblea Constituyente en vista del decreto de la misma Asamblea de 18 de noviembre, por el cual se suspendieron sus sesiones hasta la restauración del Perú, de donde las armas del virrey de Lima acababan de arrojar a las del gobierno de Buenos Aires, nombrándose por el mismo decreto una diputación de cinco vocales para satisfacer los objetos que en él se expresaban. Yo llevaba conmigo la Gaceta Ministerial de Buenos Aires, en que se leía el decreto, la que exhibí y pedí que el secretario (Tomás García de Zúñiga) leyese a todos el decreto que contenía."

"Después de leído repetí que la elección de diputados era innecesaria: que el hacerla y enviar diputados a Buenos Aires, sin tener los pueblos como costearlos por la suma pobreza a que la insurrección los había reducido, era obligar a que los mantuviese el gobierno de Buenos Aires, inconveniente que la asamblea había tirado a evitar con su decreto, dando en él por motivo expreso el ahorro de erogaciones pecuniarias. Además de este racional motivo, que era el del decreto, hice presente la discordia que la elección de diputados iba a arrastrar consigo, la que se manifestaba ya bien claramente por la instrucción y oficio circular que don José Artigas había pasado a los pueblos y en copia me había remitido el comandante de las Minas. Pero así el presidente como algunos de los vocales, que tenían séquito en el Congreso, desestimaron mis razones y como el objeto que principalmente se proponían, por lo que después se dirá, no era el bien de esta Provincia, sino el que ciegamente obedeciese y quedase sujeta al supremo gobierno fallaron contra mi moción y a duras penas pude conseguir que se escribiese en el acta que yo la había hecho: y digo que a duras penas porque uno, cuyo voto llevaba tras sí por lo común el de los demás se opuso a que mi moción se sentase en el acta: y aunque por último conseguí lo que pretendía, fue tan mezquinamente que no se expresaron los motivos en que yo la había fundado, lo que oí cuando el acta se leyó para firmarla y lo vi después despacio cuando Rondeau me remitió, en copia, la misma acta para que yo la enviase a mis comitentes del pueblo de Minas."

"En vista de esto no se debe extrañar que yo haya dicho que en la elección de diputados a la asamblea no se tuvo por objeto el bien de esta Provincia Oriental, sino solamente que por aquel acto prestase un documento de subordinación al gobierno de Buenos Aires, porque a la persona de quien hablo la suponía yo, por sus muchas relaciones, bien iniciada en los misterios de gabinete. Sea de esto lo que fuere, contra la elección de diputados del modo que se había hecho sin preceder la concurrencia de los electores al campamento de don José Artigas reclamaron los diputados de siete u ocho pueblos; pero como la mayoría de votos estaba por la elección, se firmó por todos el acta."

"Yo no me acuerdo si antes de haber propuesto el presidente la creación de una municipalidad para arreglo de contribuciones o si después de haberla hecho; pues no me quedé ni era fácil que me quedase con copia del acta; dijo 'me parece que el gobierno de Buenos Aires está ya reconocido por toda esta Banda'. A esto repliqué: 'Señor Presidente ¿cuándo se ha reconocido? Yo no sé cuando; lo que yo sé es que el mismo derecho que tuvo Buenos Aires para sustraerse al gobierno de la metrópoli en España tiene esta Banda Oriental para sustraerse al gobierno de Buenos Aires. Desde que faltó la persona del Rey, que era el vínculo que a todos nos unía y subordinaba, han quedado los pueblos acéfalos y con derecho a gobernarse a sí mismos'. A esta réplica que hice callaron todos y nadie habló una palabra ni en pro ni en contra de ella: y así no puedo decir si les sentó bien o mal. Sólo puedo decir, que se echaba bien de ver por el general silencio que, sobre este punto y algunos otros de que se ha hablado, observaron muchos vocales en quienes yo reconocía suficiente instrucción para hablar algo, que no había en ellos la libertad necesaria para tales casos y que sólo enmudecían de temor y espanto. Yo por lo menos de mí puedo decir que también lo tenía y que no sé por qué especie, si de valor o si de imprudencia, me resolví a decir todo lo que dije."

"Creo que en este último día fue cuando el Congreso recibió un largo oficio del Coronel don José Artigas, Jefe de los Orientales: el que se leyó por el secretario. En él protestaba contra la elección de diputados, que se había hecho sin preceder la asistencia de los electores a su alojamiento en lo que, según decía, consideraba vejada su persona y menospreciada la autoridad, que se le había confiado por el pueblo Oriental."

Anterior Siguiente



Frases del Ideario Artiguista






© 2001 CMGA. Consúltenos para reproducir información de este sitio.